Museo Judío del Perú

________________________

ARCHIVOS

 

La Kashrut en Lima - por el Rabi Efraim Zik

El Talmud da testimonio que las leyes de la shjita fueron enseñadas a Moshe por el Santo Bendito en el Monte Sinaí. Desde entonces y hasta hoy las comunidades judías alrededor del mundo siempre tienen a su cargo preocuparse por la carne kasher. La verdad es que por siglos, la comunidad judía consiguió su presupuesto de impuestos que se incorporaba en el precio de la carne kasher. El Shojet era una figura central en cada shteitel de Europa.
Los cuchillos de la shjita del shteitel (aldea) Likani están bajo la mano del Rabino Zik quien lo heredó del bisabuelo de su esposa Miri, Joseph Baharav. Muchos judíos europeos se negaban inmigrar a América porque allí no había shojet, otros llegaron al Callao y cuando sus amigos, que los esperaban en el puerto, los invitaron a comer en un restaurante o a un chifa, le preguntaban a los lugareños dus is kusher, y los lugareños contestaban reiv shmiel, aquí es amerique, amerique is treif.
Muy pocas familias seguían observando las leyes de la kashrut en Lima. Ellos dejaban de comer carne y pollo y les bastaba con el pescado y las verduras.

La leyenda cuenta que incluso habían mujeres que trataban de hacer solas la shjita, tratando de imitar la forma en que sus padre hacían la shijita en Europa. La culinaria judía dejó de cuidar la kashrut y se enfocó en mantener las comidas típicas de la cocina judía de europa oriental. La comida judía en Lima no era necesariamente kasher , pero, se basaba en los platos típicos como el gefiltefish, bareniques knishes, malesnik, etc.
Inmediatamente con su llegada a Lima el Rabino Brener comenzó a realizar la shjita. La primera carnicería kasher pertenecía a un judío de habla alemana apellidado Korengold, que era carnicero en Europa. A causa de la Segunda Guerra Mundial muchos dejaban de observar la kashrut debido a las dificultades de conseguir carne y por el hecho de ser kasher fue considerado antiguo, así que el señor Korengold tuvo que cerrar la carnicería.
El Rabino Brener empezó a vender la carne en su casa. Uno llegaba a su casa y recibía un paquete envuelto en papel periódico, y lo que tocaba, tocaba. Muchos cuentan cómo compraban pollos en el kiosko del señor Nesim, estaba en el mercado central y viajaba en ómnibus hasta la casa del Rabino Brener para que realice la shjita y después regresaban con lo pollos degollados en una canasta hasta su casa, en la casa tenían que kasherizar los pollos con agua y sal. Después de la partida del Rabino Brener, empezó el Rabino Baruj Epstein a realizar la shijita y como era muy experimentado, enseño al señor Schneider a hacer los cortes. Al señor shneider lo reemplazo el señor Vaisman. Su hijo, el ex vicepresidente David Vaisman repartía la carne a las casas Kasher.

En los últimos 30 años, es Ignacio Miedzianagora, quien ocupa este cargo de carnicero kasher.
E n el periodo del presidente Velasco, cuando existía la época de veda, la shjita fue realizada de una manera secreta en haciendas fuera de la ciudad. La carne llegaba a Lima a la media noche, trozos completos de vacas fueron de contrabando a las casas de las familias kasher. Es recordado el caso que en una de estas shjitot, el toro se escapo de las sogas y persiguió al pobre Rabino Rotemberg quien logró escaparse y se salvó de milagro.
A fines de la década de los 60, llegó desde Bolivia el señor Aivish Rosenberg quien apoyó también la shijita, y empezó a vender carne y pollo. La granja 21, en Cieneguilla, era el único restaurante donde uno podía comer pollo a la brasa kasher.
En el año 68, llega el Rabino Benhamu a Lima y desde entonces él realiza la shjita de reces para toda la comunidad, rogamos a D-os que le siga dando fuerza y salud. Recién en los años 90, cuando el Rabino Kraus fundo el Minimarket empezaron a vender carne y pollo kosher guemat, no más tinas con agua, sangre y sal que ensuciaban las casas, sino carne kasher limpia y envuelta en bolsas plásticas.
Desde la apertura del minimarket, la kashrut empezó a avanzar en lima, el minimarket empezó a producir quesos y hacer pastelería, importar vinos y golosinas.
En el período del Rabino Zik fue publicada una lista de productos nacionales kasher que están bajo su estricta supervisión y la lista crece cada año.
En el año 2002 fue tomada la decisión que en el colegio León Pinelo sirvieran a los alumnos sólo comida kasher, asimismo fue decidido que todos los matrimonios, bar mitzvot y eventos en la Unión serían kosher.
En la actualidad el servicio kasher en Lima es de un nivel aceptable. El Rabino esta apoyado por el mashguiaj Arie Halperin y el Salón Majestic esta preparado para atender incluso, matrimonios de mil personas (largo camino hizo este catering desde la época Samoel el económico, vendió sándwiches con jamón en grosor de un papel bajo el puente. Un tema totalmente diferente es la matza para la fiesta de Pesaj. Casi cien por ciento de la comunidad observan las reglas de Pesaj. Conseguir matza para Pesaj era un reto que dejaba ocupados a los dirigentes comunitarios desde el Pesaj del año anterior, por lo general se importaba la matza desde EE.U, . y de todas las provincias venían a Lima para comprarlas.
En los años de la guerra no era posible importar matzot, entonces el Rabino Brener junto con los jóvenes de Betar liderados por el señor Ari Aprijaskis, horneaban matzot en la fábrica de galletas Field, se comenta que las matzot eran un asco.
El señor Tovi Sraiber nos contó que en la ciudad de Talara se festejaba los más bonitos Seders. Justamente en los años de la guerra, debido a que una cantidad importante de soldados judíos norteamericanos estaban de servicio en esta base y el ejército estadounidense les mandó una cantidad enorme de matzot, vino kasher y hagadot.
En la casa del señor Aron y Charna Goldenberg festejaban los judíos peruanos y los soldados juntos, la fiesta de la libertad.
Acerca del vino para el kidush y para las cuatro copas, cada uno cuenta que su abuela hizo el vino kasher más rico que uno probara jamás, en lo particular tengo mis dudas sobre estos vinos, tanto sobre su kashrut como sobre su sabor.