Museo Judío del Perú

________________________

ARCHIVOS

 

El Vitral del Sharon - por el Rabi Efraim Zik

Cuando se decidió realizar un vitral que ocupara toda la dimensión del ventanal que da desde nuestra Sinagoga en el segundo piso hacia el nuevo Gran Salón, se nos presentaron varios retos:

El primer reto era el de desarrollar un vitral de dimensiones magnificas e inusuales que lleve un mensaje de permanente valor para nuestra generación y para las que vengan en el futuro pero luego, que a la vez no contenga imágenes, que se muestre en colores no llamativos, que no interfiera en la concentración que los correligionarios (mitpalelim) deben tener en los rezos y finalmente que contenga un motivo muy judío.

El artista Moico Yaker tomó muy en serio todos los retos antes mencionados e hizo un profundo estudio y análisis de aquello que sería el motivo central de esta magnífica obra de arte. Sabemos que en casa judía no hay imágenes ni figuras que resemblen estatuas o sus similares. Nosotros en cambio tenemos la Mezuzá, los tfilin y los libros de nuestra Sagrada Tora. Todos estos símbolos constituidos por letras hebreas.

Lo que podemos observar en la obra, a través de una mirada muy consciente acudosa, son : los cielos representados en tonos azules y la tierra representada por un franja de tonos marrones. Entre estos dos vemos el Jardín del Edén, que en visión del artista no es un jardín ordenado al estilo europeo sino, más bien, una selva amazónica. Entre la vegetación se pueden observar las 22 letras de nuestro sagrado alfabeto hebreo y cerca de cada una de ellas aparecen los correspondientes símbolos para cada letra. Desde la letra ALEF simboliza por un Aluf (toro), la KAF KETER (corona), la LAMED, representada por LEV (corazón) hasta la TAV que es la Tikva (esperanza).

Este magnífico vitral está dedicado a la memoria de Isidoro y Salome Loebl (Z’L), queridos miembros de la Comunidad Judía en Trujillo y en Lima y parte integral de nuestro Minian, gracias a la donación de sus hijos, quienes cumpliendo el mandato de “honraras a tu padre y a tu madre” dedicaron este vitral. Les deseamos que para ellos se cumpla también la parte final de ese mandato.: “para que se prolonguen sus días sobre la tierra, que el Eterno, tu Dios, te concede” y para que reciban bendiciones desde la Alef hasta la Tav.


Rabino Efraim Zik, Enero 2008.

Moico  Yaker (Artista)

Nació en el año 1949 en Lima, Perú, estudio Arquitectura en la Universidad de Miami (Miami-Florida). Realizó estudios de Literatura, Filosofía e Historia en la Universidad Hebrea de Jerusalem, Israel.
Asistió a la Escuela Byam Shaw de Dibujo y Pintura, en Londres Inglaterra y a la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes en París, Francia.
Actualmente vive y trabaja en la ciudad de Lima y en New York.

Isiu y Sala Loebl z”l

Isidoro (lsiu) Loebl, nació en Kuty, Polonia en 1921, hijo de Moritz y Regina Loebl. Llegó al Perú con su familia a la edad de 7 años y se instaló en la ciudad de Trujillo. Luego de cursar estudios escolares, ingreso a la Universidad de Trujillo, donde se graduó como Químico Industrial en 1942, y posteriormente como Ingeniero Químico un par de años después. En 1945 comenzó a trabajar en la Hacienda Azucarera Laredo, donde permaneció 27 años y llego a desempeñar el cargo de Gerente General. En 1946 se casó con Salome (Sala) Zwiebach y tuvieron 3 hijos.

Sala nació en Polonia, hija de Aron y Frida Zwiebach, y vivió con su familia en Berlín antes de llegar al Perú a los 13 años de edad. La familia se instaló también en Trujillo, donde ya existía una vibrante comunidad integrada por más de 40 familias. Luego de completar sus estudios escolares, ingresó a la Universidad de Trujillo donde se graduó de Químico Industrial en 1945.

Durante la década de los 40, casi todas las familias de la comunidad trujillana se trasladaron a Lima y durante el periodo de su vida en Laredo. Sala e Isiu, junto algunas otras, fueron las últimas familias judías que permanecieron en el área de Trujillo.

La familia se trasladó a Lima en 1963, donde Isiu trabajó 2 años como vicepresidente de la Organización Banchero,  antes de fundar su propia empresa METINSA donde trabajo por 26 años hasta su retiro de las actividades empresariales en 1991.

Al llegar a Lima, la familia se integró rápidamente a la Comunidad, siendo activos miembros de la Unión Israelita. Isiu fue durante muchos años integrante del Comité de Arbitraje de la Unión y Sala fue activa en la Wizo. Nunca dejaron de asistir a las actividades culturales organizadas por las distintas Instituciones comunitarias, a las que apoyaron continuamente, al igual qua el Estado de Israel.

Después de retirarse, Sala e lsiu mantuvieron una vida plena en el seno de la comunidad y emprendieron frecuentes viajes para visitar a sus hijos y nietos residentes en el extranjero. Sala falleció en 1998, Isiu continuó una vida activa y llego a conocer a 4 bisnietos antes de fallecer en el año 2006.

Que su memoria nos llene de bendiciones.